Kefuri

En Chile la insuficiencia renal crónica es un problema que se expande año a año, representando el 22% del gasto fiscal GES. Esta enfermedad tiene dos alternativas de tratamiento: la diálisis y el trasplante renal, este último método presenta una sobrevida 66% más alta sobre la diálisis y un costo 53% menor. Existe una demanda creciente por órganos que no está siendo satisfecha con la oferta actual, en el cual queda demanda sin satisfacer produciendo una pérdida social y que, en este caso, es muy relevante cuantitativamente para el Estado, tanto en costos como en bienestar social.

El 2017 Chile tuvo 10 donantes de órganos por millón de población (pmp), lo cual fue un aumento considerable para la cantidad de donantes que han existido en años anteriores, aun así se encuentra bajo los números de otros actores de la región como Argentina con 13 y Uruguay con 20. Autoridades de gobierno arguyeron el éxito  del año, a cambios en procesos y maduración del sistema, sin embargo, lo más mediático fue la campaña del canal de televisión Mega, Mi Causa, que tuvo una duración de 12 meses. Dicha campaña se enfocó en sensibilizar a las personas del país, y a decir de los encargados de ésta, el éxito de las cifras del año se debieron al descenso de la negativa familiar a la donación, gracias a la sensibilización lograda a través de la campaña. Sin embargo, un estudio reciente muestra que el aumento se encuentra de los rangos esperados en la variabilidad natural de la cantidad de donantes, donde la campaña de Mega tuvo el mayor efecto.

Lamentablemente esta campaña no es sostenible en el tiempo, por el alto costo que conlleva y por que solo ataca el problema de la negativa familiar, donde los donantes por muerte encefálica tienen dos  principales problemas: la mencionada negativa familiar (~50%) y alta tasa de no aviso (~60%) por parte del personal clínico (PC) de urgencias a las unidades de procuramiento (UP).

Cabe destacar que el proceso de procuramiento de órganos para trasplantes es complejo, ya que involucra a diferentes equipos clínicos, por cuanto se debe contar con un profesional calificado que coordine cada una de las etapas y tiempos para asegurar la calidad de los órganos obtenidos. El Coordinador encargado de dirigir este proceso en otros países generalmente es un Médico Internista. En Chile, es el profesional de enfermería quien coordina todo este importante proceso, por su formación, conocimientos, práctica clínica, experiencia en la gestión y administración dentro de las instituciones de salud, así también por la relación cercana que establece con las familias de los donantes. El Enfermero Coordinador interviene desde la pesquisa y detección del PD, además de realizar su mantención, la solicitud de donación y colaboración con los diversos equipos extractores en pabellón, incluso con la entrega del cuerpo del donante a su familia.

Es así que el MINSAL ha determinado un perfil para el Cargo de Enfermero Coordinador de procuramiento, este se encuentra dentro de las Orientaciones técnicas “Proceso de Procuramiento de Órganos y Tejidos para Trasplante”, lamentablemente no siempre se cumple con los estándares mínimos para el cargo de los profesionales que actualmente están efectuando esta labor.

Haciendo un análisis para cada Servicio de Salud (SS) a partir de su cantidad de donantes efectivos y negativa familiar, se obtiene la cantidad de posibles donantes avisados. Además, a partir de la población y defunciones en cada SS se puede obtener la cantidad de muertes encefálicas teóricas que debería haber tenido el SS, considerando que el 1,5% del total de las muertes son de ese tipo se puede obtener el total de posibles donantes para cada SS en 1 año. Usando datos del 2016 se obtiene que en promedio se perdieron 47 posibles donantes por SS, siendo un potencial nacional de 1.363 posibles donantes. En términos de tasa, se podría llegar a 42 dpmp, manteniendo la negativa a donar constante.

La tarea de encontrar nuevos donantes recae principalmente en las Unidades de Procuramiento (UP) de cada Servicio de Salud, las cuales deben atender a todos los hospitales de su red; y lo complicado de esta tarea es que depende del aviso de terceros, los que están ubicados en los Servicios de Urgencia de dichos hospitales. Recientemente el MINSAL agregó un indicador al Balance Score-Card de los hospitales que da cuenta de la cantidad de posibles donantes de órganos avisados a Procuramiento bajo el protocolo de aviso de GCS<7 (GCS es la sigla para Glasgow Coma Scale, escala que muestra el nivel de conciencia y daño neurológico de un paciente). Cumplir con este indicador entonces, es de interés para cada hospital, no sólo por llegar a las metas pedidas por el Ministerio, sino también porque el cumplimiento de metas podría traducirse en beneficios económicos. Adicionalmente, cada hospital recibe ingresos por cada donante que genera, donde el servicio previsional de salud paga al hospital por lo servicios entregados al paciente.

El problema radica entonces en tres situaciones fundamentales, la baja detección y aviso, el vacío de conocimiento de la adecuada mantención del PD por parte del personal de UCI y la disparidad de conocimientos y capacidades técnicas de los Enfermeros Coordinadores de Procuramiento. Éstos no cumplen con el perfil del MINSAL y no se cuenta con un proceso de procuramiento de órganos técnico-estructurado-normalizado a nivel país, ni mecanismos de evaluación del proceso, por cuanto los Coordinadores no realizan una fidelización del personal de Urgencias con la causa (indispensable para detectar donantes), además  no conocen cómo mantener a un potencial donante en UCI y no se dan a conocer como referentes en el tema dentro del Hospital.

  • Solución integrada

Se aborda las problemáticas en todas las fases del proceso, donde el primer cuello de botella es la pesquisa de los PD, el segundo es el ingreso a UCI, y el tercero es la mantención del PD. Por esto y toda la pérdida de información que hay en el proceso, es que se propone una serie de herramientas tecnológicas para eficientar los procesos, crear conciencia del tema en el personal sanitario, controlar y monitorear desempeño y resguardo de la información desde el ingreso de un PD a Urgencia, estando esta disponible en tiempo real.

  • Aplicación de aviso de posible donante (con info SU)

Sistema de aviso automático de presencia de PD de órganos desde el personal de Urgencia (PU) hacia la Unidad de Procuramiento (UP). El PU podrá llenar en una aplicación para Smartphone algunos datos clínicos del paciente, como causa de ingreso y GCS, y presionar un botón, donde la aplicación realizará una llamada telefónica al móvil de la UP correspondiente. Esta solución desliga la sensación de responsabilidad del PU para con el llamado telefónico, lo que puede incentivar el avisar; es decir, permite avisar rápida y fácilmente sin tener que interactuar con otra persona, perder tiempo buscando el número y esperando respuesta. La aplicación facilita la comunicación al prescindir de un número telefónico y comunicar el aviso mediante un algoritmo de comunicación de usuarios registrados, ayudando además a educar al personal en torno a este tema.

  • Estandarización del manejo intensivo del potencial donante

Aplicación que cuente con información clínica relevante para el manejo del potencial donante. Las condiciones del paciente podrán ser ingresadas en la aplicación, tales como, causa de ingreso, glasgow, comorbilidades y resultados de exámenes; la información será procesada y se sugerirán los cuidados específicos que debe tener, dado que tiene limitación de esfuerzo terapéutico (LET) y que puede ser potencial donante (PD). Un PD es un paciente complejo que no todos los profesionales de intensivo saben manejar debido a que no es algo que se incluya en los programas académicos. Éste, a pesar que no está muerto aún, no hay nada que se pueda hacer para revertir la situación. Por esta razón sus reacciones son diferentes a un paciente que tiene probabilidades de sobrevivir. La aplicación contendrá los pasos a seguir para detectar que es un PDe, cómo debe cuidarse, qué drogas suministrar y tipo de tratamiento que debe brindarse de acuerdo a las diferentes patologías posibles. Asimismo incluirá una descripción de los roles de cada actor dentro del proceso, cómo aplica la ley, entre otros, y con eso garantizar información completa para un correcto devenir del proceso.

  • Gestión de recursos procuramiento

La solución propuesta consiste en una plataforma informática para monitorizar el desempeño, los recursos y capacidades de las CLP. Esto se hará a partir del desarrollo de una guía de buenas prácticas elaborada desde las experiencias positivas de los centros de procuramiento más relevantes a nivel nacional. Ésta mantendrá informada a la CNPT, de cómo se están desempeñando las CLP, tanto en sus labores de detección de posibles donantes, como en las de mantención del potencial donante y coordinación de los diversos actores hospitalarios; algo que es sumamente relevante ya que, a pesar de existir orientaciones técnicas de la CNPT para la labor de las CLP, y reuniones anuales de capacitación e intercambio de experiencias, no existe una forma de monitorear su desempeño de forma periódica y con datos fidedignos y analizables.

  • Plataforma integradora y de gestión de información

Plataforma que integrará las 3 soluciones a diferentes partes del proceso, propuestas más arriba, es decir, todo estará en un solo lugar, desde que se detecta el posible donante, hasta el acta de donación, ya que se conectará con SIDOT, la plataforma que actualmente almacena los datos de los potenciales donantes. Esta permitirá dar aviso inmediato y almacenar datos de los pacientes PD y su evolución para estudiarlos y afinar métricas de aviso para un PD. Esto permite disminuir la incertidumbre no sólo para detectar un PD, sino que también para iniciar un protocolo de prácticas de urgencia y cuidados intensivos que podría salvar la vida de muchos pacientes que no son ingresados a este protocolo a tiempo. Además, se podrán gestionar los recursos y las capacidades de cada unidad de procuramiento, permitiéndole a la CNPT tener un control detallado en tiempo real de todo el proceso a nivel nacional. En suma, podría salvar las vidas de pacientes, detectar oportunamente a los PD que salvarán las vidas de muchos otros pacientes a la espera de un órgano, gestionar eficientemente los recursos y conocer dónde están las falencias para hacer cambios oportunos.